29 jun. 2011

De vuelta a la vetusta Alicante

Alguien me dijo en cierta ocasión a través de un comentario en este blog que yo "no tengo ni puta idea de escribir ni de fotografía". Lo borré lógicamente, y no por faltarle razón, si no por soéz. Si yo supiese escribir o fuese un buén fotógrafo seguramente estaría escribiendo libros y presentando exposiciones de mi obra. Pero no es así, y sigo siendo un número en la lista de parados del INEM, olvidado por el sistema.



De las últimas fotos que había hecho en Alicante me acordaba de unos jotapegés sin ditar que tenía de la última manifestación y huelga general que fotografié con mi amigo el fotógrafo Abel Pérez. Pero me dejaba en Alicante, antes de pasar unos dias en Barcelona, unas concentraciones en la calle y que yo había estado fotografiando desde el dia 15 de mayo, y unos silos de San Blás destrozados por la codicia, la barbárie y la insensatez

Barcelona es otro mundo aparte, nada comparable con cualquier otra gran ciudad española, ni siquiera Madrid. Madrid es un "poblachón manchego". A Barcelona vas a pasar unos dias aunque sea para hacer turismo, y vuelves más estresado de lo que te habías ido. Barcelona es una imponente mole de electricidad y barbarie. Es así.

De vuelta a la vetusta Alicante, nunca faltan motivos para fotografiar, antes que su modernidad de "zona volvo" y botellón, la languidez de su decadencia, que no es más que su enmohecida historia que hay que aventar, limpiar y poner en valor -que no en venta-.

Llegué a tiempo de ver las Hogueras, pero me fuí después del quincemayismo -no se puede hacer tortilla sin romper huevos- así que pronto subiré una pequeña selección, muy personal pero muy reptresentativa, de fotos de estos dias.

No hay comentarios: